El sistema de voto electrónico sirve para ahorrar costes y agilizar el recuento

El voto electrónico es una posibilidad para fomentar la participación y la toma de decisiones ágiles. Ahora bien, lo cierto es que, aunque los sistemas experimentales tienen más de 100 años de antigüedad, solo unos pocos territorios lo han adoptado por distintos motivos.

En el artículo explicamos la naturaleza de esta modalidad de voto, sus distintas variantes, las ventajas, inconvenientes y en qué países se ha implantado en 2018. Finalmente, reflexionaremos acerca del futuro de este sistema.

Funcionamiento del voto digital

El voto electrónico consiste, pura y simplemente, en que el usuario pueda emitir un sufragio por medios digitales y sin intervención de agentes externos. La idea que subyace es que, en vez de ser contabilizado por personas, con las posibles distorsiones, se registraría automáticamente. En teoría, este sistema resultaría mucho menos costoso y más rápido porque el recuento se realizaría en pocos minutos y, si el sistema carece de vulnerabilidades, no habría riesgo de fraude o suplantación.

Ahora bien, ha tardado muchos años en perfeccionarse y, aún así, no se ha logrado el 100 % de seguridad, de manera que la introducción de esta tecnología es desigual. Lo más habitual es que opten por esta tecnología países emergentes, con una población reducida o que cuentan con una larga historia en el desarrollo de este tipo de tecnologías.

La primera máquina automática de voto era un sistema de palanca alternativa, que se implementó en Estados Unidos en 1892. Sin embargo, la extensión de los sistemas de votación electrónica no es, en ningún caso, anterior a finales de la década de 1980. A partir de ahí, han aparecido distintas alternativas, pero podemos destacar 3 en función de la manera de emitir el sufragio.

1. Sistema de voto digital

El voto digital consiste en identificarse ante la máquina de votación que abrirá un menú para elegir el candidato que desees. Posteriormente, solo tendrías que dar tu conformidad e imprimir, si lo deseas, la papeleta para dejar constancia documental de tu preferencia. Este es el sistema más extendido y el más antiguo porque automatiza el proceso. De hecho, en Estados Unidos es lo más habitual y, por este motivo, el elector está acostumbrado a utilizarlo.

Si bien esta forma de votar es relativamente sencilla, desde que apareció ha habido múltiples denuncias por fraude por la introducción de software malicioso. La solución parcial que se ha ofrecido es la de reforzar los sistemas de identificación y, por otra parte, auditar el proceso para evitar ataques informáticos.

2. Sistema de voto por internet

El sistema de voto por internet permite, a priori, minimizar los costes hasta la mínima expresión porque tan solo es necesario que el elector cuente con su DNI o equivalente e introduzca su firma digital. De esta forma, accedería a la plataforma de voto electrónico y podría emitir el sufragio, contabilizándose al momento. Como se requiere de una firma digital, solo se contabilizaría un voto por elector, eliminando el riesgo del doble sufragio.

La gran ventaja de este sistema es que, como se utiliza un servidor global, se puede realizar el escrutinio de millones de electores en muy pocos minutos. Por otra parte, no está garantizada al 100 % la privacidad de los electores, de manera que esta modalidad no se ha extendido todo lo que podría.

Actualmente, el voto por internet se utiliza en algunos países como complemento del voto tradicional para los electores expatriados y el único Estado que lo utiliza de forma masiva en 2018 es Estonia. En los próximos años, es posible que otros países lo adopten paulatinamente.

3. Voto electrónico en papel

El sistema para votar por medios electrónicos utilizando el papel es una alternativa que utilizan varios países. En este caso, se cubriría la información en una papeleta convencional y, posteriormente, la pasarías por un lector que registraría tu preferencia y guardaría la información en un servidor centralizado. Si bien se reduciría el tiempo del escrutinio, no se elimina al 100 % el riesgo de fraude.

De todas formas, conservar la papeleta sería una garantía, y por eso el sistema de lectura por escáner tiene una cierta aceptación en determinados ámbitos. Con la aparición de la identificación biométrica, se podrían reforzar los controles.

¿En qué países está permitido el voto digital?

El primer país que introdujo una modalidad de voto digital lo hicieron en 1892, siendo Estados Unidos el país pionero con máquinas de palanca (Myers Automatic Booth). En 2018, son 7 los países que utilizan este tipo de voto para sus comicios, aunque en la mayoría de los casos no es el único sistema permitido y, a veces, ni siquiera es el principal. Por este motivo, es relativamente frecuente que convivan los sistemas electrónico y digital.

Esto no significa que no se hayan hecho ensayos de introducción en otros Estados porque así ha sido. Has de tener en cuenta que, para introducir este sistema, no solo se le da importancia a las facilidades técnicas sino que, también, se tiene en cuenta el grado de aceptación de la población. En ocasiones, los sistemas de votación electrónica han sido suprimidos porque la población no los asumía plenamente y ocupaban un lugar marginal.

Por otra parte, hay que hacer referencia a algunos países que introdujeron experimentalmente el voto electrónico y lo tuvieron que retirar por fallos en el sistema, siendo el caso más conocido el de los Países Bajos. Por otra parte, en España se probó introducirlo en 2004 y 2005 y no hubo éxito. En 2018, estos son los Estados que lo utilizan:

1. Brasil

En Brasil, el voto por medios electrónicos fue implementado en 1996 y, en 2002, el 100 % de los sufragios ya se emitieron gracias a este sistema. Para mejorar los procesos de identificación y seguridad en las votaciones, se ha implementado el sistema de identificación biométrica del votante que hoy ya supone el 16 % de los sufragios. Por lo tanto, tenemos un caso en el que se combina la máquina electrónica con sistemas de identificación nuevos.

2. Estados Unidos

Estados Unidos tiene el honor de ser el primer país que implementó un sistema de voto automático en 1892. No obstante, una de las particularidades es que cada territorio decide el método de sufragio que utiliza en su jurisdicción, de manera que hay varios sistemas de voto electrónico que, en ocasiones, han generado polémica. Esta situación provocó que se limitaran las opciones y que, paulatinamente, desaparecieran las llamadas papeletas mariposa que generaban confusión.

En 2018, se utilizan las máquinas de votación electrónica directa, las papeletas con posibilidad de escaneo óptico y, en el caso de los soldados desplazados, existe la opción del voto por internet. La idea es utilizar alternativamente las distintas tecnologías en función de las circunstancias, de manera que no parece que vaya a desaparecer la pluralidad de sistemas de votación.

3. Venezuela

En Venezuela las primeras elecciones con votación electrónica fueron en 1998 y, desde 2012, el 100 % del proceso sigue estos estándares, introduciendo el sistema de reconocimiento biométrico del elector. Esto no ha sido óbice para que hubiese protestas de observadores internacionales por falta de transparencia en el escrutinio desde que se implantó por vez primera el método de votación electrónica.

4. India

La implementación de la votación electrónica en India empezó en 1989 y, en 2003, ya se había conseguido que el 100 % de los votos se contabilizasen mediante este sistema, siendo uno de los primeros países en conseguirlo. Se está trabajando para incluir un control en papel que permitiría que el elector tuviese un justificante único e intransferible de su sufragio y que, por el momento, se incluiría como método experimental en algunos Estados del país.

5. Filipinas

En 2007 se introdujo por vez primera el sistema de votación electrónica, pero restringido a los nacionales residentes en el extranjero. Desde 2010, se utiliza el sistema de voto digital mediante máquina que, ahora, expide un recibo para demostrar la validez del sufragio; esta metodología de voto está funcionando razonablemente bien, hasta la fecha.

6. Estonia

Esta república báltica introdujo por vez primera el voto online en 2005 y, desde entonces, es una de las opciones que tiene el elector para emitir su sufragio; por lo tanto, las elecciones por internet son una realidad. Para ello, se utiliza el equivalente al DNI electrónico que cuenta con una clave personal e intransferible. Es importante destacar que el elector de la Tercera Edad está realizando una adaptación aceptable al voto online y, de hecho, su participación aumenta año tras año.

7. Bélgica

Bélgica fue uno de los primeros países que utilizó sistemas para votar por medios electrónicos, ya en el año 1989 mediante banda magnética. Actualmente, para garantizar la seguridad se utiliza un sistema de pantalla táctil que permite recoger un comprobante del sufragio emitido, de manera que se han reducido los riesgos en el escrutinio.

Pros y contras de los sistemas de votación electrónica

Lo cierto es que la experiencia ya es lo suficientemente amplia como para concluir que estos sistemas, en su implementación práctica, tienen ventajas y desventajas. Un aspecto que podemos concluir es que la mejora de las tecnologías de identificación puede hacer mucho por la extensión de este procedimiento de voto.

1. Ventajas

La primera ventaja está en la rapidez del escrutinio. Para muestra, podemos poner el caso de España si se aplicase. Actualmente, se tardan 2-3 horas en tener un escrutinio próximo al 100%, mientras que utilizando un sistema de voto electrónico se tendría contabilizado el total de votantes en menos de 10 minutos.

La segunda ventaja es el ahorro de gastos, tanto para la Administración como para los partidos políticos que concurren a las elecciones. Se reduciría el gasto en papel y en personal, lo que generaría un ahorro real para todos los implicados en la contienda electoral.

En el caso de España, la introducción plena de este sistema aportaría un elemento igualitario en la competición electoral. No hay que olvidar que aquellos partidos que son capaces de realizar mailing o buzoneo de papeletas cuentan con una ventaja exponencial sobre aquellos que no.

Si el sistema es seguro, se eliminan las posibilidades de pucherazo. Esto se debe a que el sistema registra un voto por persona y requeriría de una identificación que quedaría inscrita en el servidor. La introducción de la identificación biométrica permite reducir las posibilidades de suplantación.

2. Desventajas

Uno de los inconvenientes del voto digital está en la aceptación de la población, sobre en todo en sociedades envejecidas, puesto que acostumbrarse a nuevos sistemas es complicado. Este es el motivo por el que, a veces, se ha desistido de la introducción plena.

El segundo inconveniente está en que, hasta la aparición del DNI electrónico o la implementación de sistemas de identificación biométrica, las garantías de control eran limitadas. Esto se debe a que, con el sistema tradicional, cada mesa cuenta con varios interventores, de manera que las irregularidades se denuncian más fácilmente. El sistema limita el control a aquellas personas que tienen un alto grado de conocimiento en informática y, lo que es peor, no dependientes de la Administración.

Por otra parte, se han dado algunos casos de intrusión en la privacidad del voto. Hay algunos sistemas informáticos que permitirían detectar a una cierta distancia quién está votando y a qué candidatos, aunque hay que decir que estos casos han sido puntuales y se dieron hace más de 10 años en los Países Bajos.

Conclusión

La introducción del voto electrónico sigue teniendo reticencias aunque, a priori, es una tecnología mucho más ágil, barata y respetuosa con el medio ambiente que el voto en urna de papel. Sin embargo, el problema central sigue estando en el riesgo del fraude y de la falta de control, puesto que este estaría en manos de unas pocas personas frente al actual sistema de interventores y vocales en mesas electorales tradicionales.

En cualquier caso, la introducción de sistemas de identificación biométrica te ofrecen nuevas posibilidades para eliminar el fraude porque los perfiles son personales e intransferibles. Por este motivo, es de esperar que, en los próximos años, esta tecnología gane peso.

Posts Recientes

No te pierdas las últimas novedades sobre Ciberseguridad

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

SUSCRÍBETE
COMENTARIOS