Internet of Things: Qué es y cómo impacta en nuestra protección digital.

Mucha gente ha oído hablar del Internet de las cosas. Sin embargo, muy pocos podrían decirte con seguridad que es el Internet of things a ciencia cierta. Esta tecnología conecta dispositivos “tontos” como refrigeradores a la red y utiliza software para conectarlos con nuestra vida diaria.

¿Qué es el Internet of Things?

Para que te quede más claro, valora la siguiente cuestión: ¿puede un automóvil hablar con una casa? En el futuro, cuando esta tecnología esté plenamente integrada, tu automóvil podría decirle a tu casa que estás a cinco kilómetros de distancia, que encienda las luces y que caliente el ambiente.

Este es un ejemplo de Internet of things o IoT. Debido a que las redes wi-fi se han vuelto tan comunes, los objetos como refrigeradores, lavadoras y automóviles pueden incluir acceso a Internet con un software diseñado para hacernos la vida más fácil.

Por ejemplo, si escaneas tus comestibles antes de dejarlos en el refrigerador, cada elemento podría indicarle al refrigerador qué es, su fecha de caducidad y cualquier otra información útil. El refrigerador podría recopilar y organizar esta información para enviarte un correo electrónico con la lista de la compra según tus preferencias.

Fuera del ámbito doméstico, imagina las tuberías de agua y gas que notifican al ayuntamiento de tu ciudad que se ha producido una fuga en un sector determinado. O sensores en el bosque que avisan a los bomberos de un incendio.

De hecho, este nuevo enfoque es tan atractivo para usuarios y desarrolladores que los más expertos estiman que para 2020 habrá más de 26 mil millones de dispositivos conectados a Internet.

En un informe de 2003, McKinsey estimó que para el año 2025 el valor económico anual de IoT estará entre 14 y 33 billones de dólares. Para poner estas cifras en perspectiva, el PIB de los Estados Unidos de 2014 fue de 17,5 billones de dólares. La estimación de McKinsey es interesante debido a su gran margen de variación, que tiene en cuenta el alto grado de incertidumbre del crecimiento de varios mercados mundiales y la importante variación en el perímetro general de los componentes del mercado de IoT.

Otras fuentes informan la cantidad de objetos conectados esperados en los próximos 5 años. Por ejemplo, la predicción de IDC es que el número total de objetos conectados será de 28 mil millones para 2020, que es aproximadamente 3.6 veces la población mundial proyectada. Una vez más, los números de IoT son impresionantes, incluso considerando los escenarios menos agresivos.

Proyección empresarial del Internet de las cosas

Con base en estas estimaciones, se espera que IoT sea un impulsor central de la productividad y del crecimiento empresarial en los próximos años. Pero, si bien la conectividad cada vez mayor puede proporcionar grandes cantidades de datos en tiempo real, su valor será insignificante sin una estrategia sólida para respaldar el uso de los datos que recopila.

Ejemplos, desafíos y oportunidades

Cuando se utiliza eficazmente, IoT resulta beneficioso para organizaciones de todas las industrias al aumentar la eficiencia, mejorar los procesos y ofrecer instantáneamente un servicio al cliente de calidad.

Por ejemplo, un servicio de entrega de ropa en Kansas estaba luchando por administrar su flota de furgonetas. IoT permitió a la empresa identificar y recopilar datos clave que podrían utilizarse para hacer que sus procesos fueran más eficientes. La compañía implementó un dispositivo llamado "On-Board Diagnostic" que transmite la ubicación, el kilometraje y el comportamiento del conductor a su sede en tiempo real. Esto permite a la compañía no solo rastrear y entrenar a sus conductores, sino también mejorar el servicio al cliente al mantener a los clientes informados sobre el estado de la entrega. UPS utiliza una tecnología similar en sus camiones, con beneficios similares en la administración de flotas.

Asimismo, IoT posee enormes oportunidades en el sector de la salud. La monitorización remota, los sensores inteligentes y la integración de dispositivos médicos permiten que la información en tiempo real fluya de paciente a médico, generando nuevos conocimientos sobre la salud del paciente y, potencialmente, salvando vidas. Por ejemplo, la integración de los datos de los dispositivos de los pacientes, como los marcapasos, en sus registros médicos electrónicos, proporciona a los médicos la capacidad de detectar problemas con anterioridad y desarrollar mejores estrategias de tratamiento.

Desafíos

Mientras que el Internet de las cosas continúa expandiéndose, hay algunas preocupaciones y desafíos importantes que considerar, de los cuales el más importante es la seguridad, como ya veremos más adelante.

Quizás el mayor reto es proteger y encriptar todos los datos de los clientes. En un mundo donde la piratería es una amenaza constante, proteger la información del cliente es fundamental para salvaguardar su reputación.

Otro obstáculo potencial es el coste. Se necesita la tecnología adecuada para recopilar y almacenar de manera segura los datos, así como especialistas capacitados para analizar y definir periódicamente las acciones objetivo. Si bien IoT tiene el potencial de facilitarnos una gran cantidad de datos, requiere los análisis adecuados para impulsar una inteligente toma de decisiones.

La intersección entre los datos y el análisis es el punto en el que la mayoría de las empresas flaquean y desperdician más recursos. Sin embargo, en el futuro se espera que nuestra forma de lidiar con el big data nos permita acceder de forma más estructurada a las bases de datos gigantes vinculadas a la monitorización constante de ciertas actividades.

Oportunidades

Dado que la mayoría de las tecnologías habilitantes de IoT ya están en funcionamiento, existe la posibilidad de que penetre en casi todas las actividades humanas. Además, como el impacto económico de IoT es extremadamente grande, incluso en el escenario menos optimista, definitivamente vale la pena enfocarse en conseguir una pequeña porción del enorme pastel.

La mayoría de las proyecciones del mercado de IoT se construyen estimando el crecimiento de la demanda de servicios de empresa a empresa y de empresa a consumidor (B2B y B2C), teniendo en cuenta los servicios que están disponibles en la actualidad o que se espera lo estén en los próximos años. Pueden surgir nuevas iniciativas debido a la “Uberizacion” de servicios existentes o debido a nuevos dispositivos que induzcan a la creación de nuevos tipos de servicios.

Conviene recordar que el Internet of Things despertó grandes expectativas en sus comienzos, pero ahora que ya está aquí, casi nadie piensa que nos quedáramos cortos.

Las empresas, los ciudadanos e incluso los gobiernos están adoptando IoT en sus estilos de vida, conectando dispositivos y productos y controlándolos a distancia. El Internet de las cosas tiene aplicaciones casi ilimitadas, tanto en entornos empresariales como en los domésticos.

Apenas media década después de que comenzáramos a llevar teléfonos móviles inalámbricos para hablar entre nosotros, nuestros dispositivos más mundanos como las cafeteras y los accesorios de iluminación ahora tienen la capacidad de comunicarse.

Esto tiene enormes aplicaciones comerciales que van desde los electrodomésticos más convencionales hasta complejos sistemas de gestión que aprenden y cambian en función de las interacciones y los comentarios humanos.

Internet of Things tiene el potencial de revolucionar los modelos comerciales actuales al automatizar sistemas que actualmente cuestan tiempo y dinero. Tanto es así, que no importa el tamaño de tu negocio, hay tecnología IoT disponible para ayudarte con cualquier tarea.

Estas son algunas de las muchas aplicaciones empresariales potenciales de IoT:

- Tecnología portátil para rastrear las acciones de los empleados en el trabajo.

- Control del tráfico y sugerencias en lo que a lugares de estacionamiento disponibles se refiere.

- Establecer horarios de empleados y descansos para el almuerzo.

- Controlar la entrada de datos y organizar hojas de cálculo.

- Administrar tickets de soporte en línea a clientes.

Estas son solo algunas de las utilidades que ya son parte del estándar de la nueva cultura empresarial. Sin embargo, también entrada ciertas amenazas.

Internet of things y sus riesgos asociados

Como es lógico, tanta conectividad cuenta con algunos riesgos implícitos. Dentro de un escenario “personal”, el secuestro de automóviles conectados a una aplicación es uno de ellos, por ejemplo.

En este sentido, debes comprender cómo las cosas conectadas digitalmente implican riesgos de seguridad definidos. A menudo, la configuración predeterminada del dispositivo equivale a "abierto de par en par". Muchas organizaciones no tienen protocolos de seguridad sólidos en su lugar. Esto sucede, incluso, cuando los controles de acceso están presentes. Este es el equivalente IoT de tener un combo de nombre de usuario y contraseña "admin" y "password", respectivamente.

Incluso, si tienes la precaución suficiente de configurar el dispositivo conectado de la manera correcta, existen otras lagunas. Los fabricantes de dispositivos IoT suelen tardar en actualizar el firmware o liberar parches. Además, es posible que algunas de estas empresas no proporcionen ningún tipo de soporte. En cambio, prefieren resolver los problemas de seguridad en la próxima versión.

Por otro lado, el IoT genera innumerables bytes de datos que han de ser gestionados. Imagina la complejidad de miles de sensores que recopilan datos simultáneamente. Los sensores hacen esto cada hora en una sola organización. Por ello, se necesita un plan para procesar y analizar estas enormes cantidades de datos y llegados al caso, traducirlos en mejores prácticas comerciales.

Operativa básica de un dispositivo IoT

El Internet de las cosas requiere, al menos, de estos elementos para operar:

- Sensores para detectar las entradas del mundo que les rodea.

- Software para interpretar los datos recogidos por el sensor y luego seguir las reglas para tomar decisiones sobre cómo responder a los datos.

- Software para administrar la operación de un dispositivo que incluye uno o más sensores.

- Una conexión a Internet para transmitir y recibir datos e instrucciones de otros dispositivos.

Y además, cada dispositivo puede tener sus gadgets correspondientes. Por ejemplo, una nevera dispondría de:

- Un escáner de código de barras para escanear todos los alimentos que pones dentro.

- Software para evaluar los datos del escáner sobre alimentos almacenados en el refrigerador y tomar decisiones sobre fechas de caducidad, recetas, listas de compras y otras tareas útiles para ahorrarte tiempo.

- Un sistema operativo básico para ejecutar el escáner de códigos de barras y el software que evalúa los datos del escáner.

- Una conexión a Internet para ayudar al software a evaluar los datos y a seguir las reglas para tomar decisiones sobre los datos del escáner de códigos de barras. Por ejemplo, el refrigerador podría usar Internet para buscar recetas o enviarte una lista de la compra por correo electrónico en función de cuándo caduca la comida.

También, para comunicarse, cada dispositivo necesita su propia dirección única de la misma manera que cada sitio web tiene su propia dirección única o URL.

Liderando el futuro

Hace unos años, la gente bromeaba diciendo que tenía que reiniciar su casa (o su automóvil) si el programa se bloqueaba. Hoy los sistemas operativos son más estables. Por ejemplo, Google está trabajando en Brillo, su segunda versión de un sistema operativo diseñado para objetos. Por su parte, Microsoft, Apple y otras compañías se están adaptando o creando sistemas operativos y software para hacer que los objetos sean inteligentes e interactivos.

Así, el termostato Nest sabe cuándo estás en una habitación o no. En un día caluroso, el termostato Nest puede mantener fresca la estancia en la que estás en casa. Si no estás en casa, Nest mantiene la temperatura más alta.

El Internet de las cosas tiene el potencial de simplificar nuestras vidas, especialmente las partes rutinarias, como la compra de alimentos y la administración de la agenda. Sin embargo, sus implicaciones pueden ser mucho mayores en el futuro, ya que cada vez más decisiones vitales para nuestra supervivencia están en manos de sistemas de inteligencia informáticos.

Esto plantea muchos retos para el futuro, claro está, pero las ventajas, como suele ocurrir con las grandes revoluciones tecnológicas, acabarán por compensar los inconvenientes. El tema de la seguridad, que tanto preocupa a los expertos, no debe ser un problema si las empresas que desarrollan productos IoT se ponen en manos de consultoras especializadas que les ayuden a proteger los datos de sus dispositivos.

Otro escenario que se abre a raíz de la filtración masiva de datos de Facebook es la colaboración entre empresas y administración para implantar medidas que reduzcan cualquier riesgo para el usuario.

Posts Recientes

No te pierdas las últimas novedades sobre Ciberseguridad

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

SUSCRÍBETE
COMENTARIOS